browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

LOS 30 DESMEMORIADOS DE LA YECLA

Posted by on 14 febrero, 2018

Con la manta a la cabeza

Mi memoria no da para tanto como para acordarme de la fecha exacta, Semana Santa, si no me equivoco. En Ranger se movía un aire épico del Señor de los Anillos y los poquitos que éramos en el grupo nos preparábamos para disfrutar de un fantástico campamento. Como siempre, enviábamos un coche “lanzadera”, unos Responsables que van a coger la llaves y a preparar la casa antes de que llegue el autobús con los chavales.

En esta pequeña casa de un pequeñito pueblo de la Sierra de la Demanda, de cuyo nombre no quiero acordarme (lo recuerdo pero lo voy a omitir esta vez), nos cobraban la voluntad; no es que la casa estuviera en las mejores condiciones pero nos podíamos apañar e, incluso cuando la monjita que la gestionaba nos dijo que se les había estropeado la calefacción, no había problema, el Scout supera las dificultades con alegría. Llevábamos nuestros calentines y estufas con lo que nadie pasaría frío. De lo que nadie nos había avisado es de lo que nos encontraríamos al llegar.

Otro Responsable y yo nos plantamos en el pueblo con parte de la comida y material; habíamos recogido las llaves y entramos en la casa. Todo normal hasta que subimos a la parte de arriba y sí, calefacción no había, habían retirado todos los radiadores de la planta de arriba pero esa semana, alguien conectó la calefacción sin ser consciente de la falta de radiadores con lo que todas las habitaciones estaban inundadas, no mucho pero tampoco poco, sólo lo suficiente como para meter la fregona y sólo mover el agua.

Todavía me pregunto cómo no se salió el agua hasta el pasillo; con fregona, con cubo, con recogedor y nada, seguía habiendo una barbaridad de agua y el tiempo corría, el autobús se acercaba… Así que no nos quedó más que “liarnos la manta a la cabeza” y coger todas las mantas de la casa a modo bayeta para secar y, gracias a eso, pudimos resolver la situación y disfrutar de un campamento fabuloso. Menos mal que el tiempo acompañó y se secaron las mantas antes de volver.

 

Los 30 desmemoriados de La Yecla

 

¿Qué cosas raras encontraste al llegar al campamento? ¿Qué problema encontraste en la casa? ¿Qué te encontraste como Responsable? No dudes en compartirlo, manda tu relato a los30delayecla@outlook.es y comparte tu anécdota con los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>